Espacio de etología y educación

Perro agresivo o perro reactivo

Perro agresivo o perro reactivo por Jose Luis Abad.

En innumerables ocasiones habremos escuchado lo de “perro agresivo o perro reactivo”, una distinción al hablar del tema de la agresividad canina bastante delicada por la susceptibilidad de algunas personas a las que les cuesta encajar algún comentario sobre la supuesta agresividad de su perro.

Desde mi punto de vista de educador canino, estamos hablando exactamente de lo mismo ya que un perro agresivo y un perro reactivo desembocan en algo en común: una conducta agresiva que puede ser determinada por diferentes causas.

La agresividad canina

Un perro agresivo no tiene porqué ser reactivo, sin embargo, un perro reactivo si puede desembocar en una conducta agresiva, y aquí es donde nos metemos en un jardín que hay que cuidar para que no se nos marchiten las plantas.

Hay muchísimos tipos de agresividad en el mundo de los perros y no voy a entrar en eso, en lo que voy a entrar es en valorar cómo se manifiesta esa agresividad y como catalogar tal acción.

Nos podemos encontrar a perros que el atacar (conducta agresiva) les sea muy grato, es decir, en palabras coloquiales, “les mole” pelearse con otros perros, atacar a humanos, etc… Este tipo de perros no “reacciona” ante ningún tipo de estímulo, simplemente se “activan” ante algo que les motiva de forma positiva y con lo que se sienten bien, por lo que el tratamiento de este tipo de perros es mucho más complicado. Y resulta más complicado porque tenemos que controlar algo para lo que el perro se sienta muy motivado y además se siente bien al realizar esa acción.

Por el contrario, nos encontramos a perros que manifiestan una conducta agresiva, pero lo hacen como reacción a un estímulo determinado, con la diferencia de que esta reacción no les supone nada positivo ya que es un mecanismo de defensa ante ese estímulo que no tienen positivizado. En este caso, el perro no se siente bien y su tratamiento consistirá en descubrir qué hace que el perro reaccione de esa forma (con conducta agresiva), y positivizar ese estímulo. Por supuesto todo esto tiene muchísimos matices y estoy hablando de forma muy general ya que cada perro, es un mundo que hay que particularizar.

Por tanto, podemos hablar de perros agresivos cuando el perro se satisface con lo que está haciendo (valencia positiva) y de perros reactivos cuando el perro reacciona ante un estímulo que no quiere en su vida (valencia negativa).

Lo que sí es cierto es que el tono de quién cataloga a nuestro perro de agresivo puede no agradarnos, pero lo cierto es que la gente muchas veces quiere decir “conducta agresiva” pero directamente le sale el calificativo “agresivo”. Así que cuando se esté en algún sitio público, antes de calificar la conducta de otro perro, nos demos informar un poco de su historia emocional.

 

Cada vez que desaparece un animal silencioso, bueno y leal como UN perro, este mundo resulta menos generoso, menos habitable y menos noble.” Arturo Pérez-Reverte.

 

Jose Luis Abad Gambero es educador y adiestrador canino. Desde el 2015 lleva realizando intervenciones en conductas indeseadas (agresividad, miedo, estrés, ansidedad). Formado en Educan y con formación complementaria en programas de reducción de estrés canino por Gedva .

Podéis contactar con él en su mail

Si quieres estar al día de los talleres sobre etología, adietramiento y conducta que realizamos en El Galgo Alado® suscríbite a nuestro newsletter para recibirlos en vuestro mail.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.