Espacio de etología y educación

La importancia del olfato

La importancia del olfato

La importancia del olfato en los perros es algo que todos, o casi, todo el mundo tiene claro.

De todos los sentidos, el olfato, es el que los perros tienen más desarrollado, de hecho, al nacer, es el único sentido que tienen desarrollado y les sirve para encontrar el pezón de la madre para poder alimentarse, ya que nacen sordos y ciegos. Es esa gran capacidad olfativa por lo que el perro es utilizado para la búsqueda de personas, rastreo de drogas, detección de explosivos, etc. Para que te hagas una idea, un perro tiene entre 150 millones (el que menos) y 300 millones (el que más, como los sabuesos) de células receptivas de olor, cuando nosotros, los humanos, tan solo tenemos 5 millones.

Además tienen una gran memoria olfativa, alcanzando un área de 150 centímetros cuadrados, mientras que en los humanos esa área es de 5 centímetros cuadrados. Es decir, el perro es capaz de recordar a una persona antes por su olor y voz que por su aspecto, al contrario que los humanos, que tendemos a recordar más a las personas de forma visual.

El olfato en los perros, es 10.000 veces más sensible que su gusto. Es gracias a un órgano llamado órgano de Jacobson que está situado en la parte inferior de la mucosa olfatoria y que se comunica con la cavidad bucal, que el perro puede extraer olores del aire o de sustancias lamidas o ingeridas. ¿Cuántas veces has observado a tu perro lamer el suelo y notar cómo hace un tembleque especial con los dientes? Esta conducta la lleva a cabo para extraer información de la sustancia que acaba de lamer, al igual que la conducta de olerse el trasero. A través del olor el sexo del otro perro, su personalidad, la edad, la raza, etc.

El olfato, además, tiene una función muy importante para perpetuar su especie: su continuidad depende de unas hormonas que liberan las hembras en celo llamadas feromonas. Con ellas, las hembras mandan señales olfativas que indican al macho la predisposición de ellas a la monta.

Como ejercitar el olfato del perro

A la hora de enseñarle a nuestro perro a optimizar el uso de su olfato, podemos elegir espacios dentro o fuera de casa eso lo hace fácil y divertido.

Si lo que deseamos es que el perro aprenda a buscar objetos, debemos combinar acciones con una palabra o comando específica. La acción consistiría en lanzar un objeto conocido por el can o algún aperitivo con los que acostumbramos a premiarlos, después de esto habrá que decirle la orden y motivarlo a que lo busque.

Cuando ya domina la tarea, pasamos a la segunda etapa que consiste en esconder el objeto a la vista del animal o delante de él para posteriormente darle la orden con la palabra clave, no lo verá, pero sabe dónde va a buscarlo; siempre relacionando la orden con el comando. Aquí es dónde empieza a demostrar la importancia del olfato.

La tercera parte del ejercicio consistirá en esconder el objeto sin que el animal vea donde lo hemos hecho y que no se encuentre a la vista, se le trae al lugar y se le indica la orden para que comience la búsqueda. Es importante premiar al perro cada vez que consiga el objeto y no se debe pasar al siguiente paso, si aún no domina el ejercicio anterior.

Ya experto en el ejercicio anterior, podemos probar con colocar trozos de alimento por toda una zona, colocándolos en sitios altos y bajos y utilizar la orden para que la busquen. Se puede agregar dificultad colocando obstáculos a lo largo del recorrido, tendrá que esforzarse más y la satisfacción será mayor. Otra forma de ejercitar su olfato es ordenándoles que busquen a una persona que ya esté escondida, cuando le encuentre que le acaricie y juegue con él y no olvidemos el premio.

Es muy, muy importante pronunciar la orden antes y durante el ejercicio para mantener el ánimo y el interés en el juego. Puedes elevar la dificultad, escondiendo el premio en un lugar que amerite un esfuerzo adicional para el perro, como desenvolver o romper papel, ya que esto le obliga a trabajar aún más su cerebro.

¿Cómo los premiamos?

El premio sin duda es un incentivo para el perro y no debemos olvidar tenerlos a la mano principalmente cuando estamos entrenándolos.

El entrenar la nariz de nuestros perros supone un esfuerzo mental adicional para ellos, tal y como señalan algunos expertos en la materia que es tan necesario para el animal como el ejercicio físico, además estaríamos desarrollando su sentido más importante.

Por ejemplo, un perro entrenado físicamente estará constantemente buscando como drenar su energía y si no cuenta con el espacio y las herramientas suficientes a su alrededor para hacerlo, buscará en otros objetos cumplir su cometido provocando daños por doquier y es que a diferencia de un perro que se le ha enseñado a utilizar más su olfato, este se mostrará menos ansioso, más descansado, sereno, tranquilo, ocasionará menos problemas y será más dócil.

Más en: El sentido del olfato del perro, La importancia del olfato para perros, El principal de sus sentidos: el olfato.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.