Espacio de etología y educación

Cómo gestionar la maldita pirotecnia

Cómo gestionar la maldita pirotecnia por José Luis Abad

En tiempos en los que se supone que la sociedad evoluciona, vemos que hay muchos campos que quedan estancados. Nos queda aún mucho camino por recorrer en cuanto al bienestar animal, y el tema de la pirotecnia es algo que empieza a ser insultante por la intransigencia de algunos sectores de esta sociedad, a veces maravillosa, pero también egoísta e imperativa.

Antiguamente, cuando yo era pequeño, y de esto hace ya algunos años, no se era consciente del daño tan descomunal que la pirotecnia hacía, no solo a los animales, sino también a personas. Hoy en día, sí existe esa certeza aunque algunos sectores arcaicos quieran mirar para otro lado. Señoras y señores, la pirotecnia sonora no aporta absolutamente nada, solo malestar y empeoramiento de la calidad de vida en general.

Si tienes un perro sensibilizado con este tipo de ruidos, lo que está claro es que lo primero que hay que medir es la respuesta y las reacciones que el perro tiene en estas desagradables situaciones. Hay perros que han fallecido por este motivo, y el daño emocional que provoca una situación de estas en el animal es espeluznante.

Cómo trabajar el miedo a la pirotecnia

El tratamiento de desensibilización de la pirotecnia, desde mi punto de vista, es muy invasivo, puesto que consiste en la positivización de algo que es tremendamente aversivo y de rechazo absoluto por el perro, y aunque se pueden conseguir mejoras en la gestión de las situaciones, es un trabajo de muchísimo tiempo, muy estresante, y de muchos picos y valles a lo largo de su duración sin que nadie en su sano juicio pueda dar nunca garantías de éxito total. Es más, si se realiza mal esa positivización, lo que se hace es aumentar la sensibilización y por lo tanto, incrementar el problema.

Como se acerca el día treinta y uno de diciembre, para muchos de nuestros amigos es una noche fatídica, por lo que desde mi humilde punto de vista profesional y mi experiencia personal, voy a enumerar unos puntos a tener en cuenta para poder hacer de ese mal rato, una experiencia menos estresante y distinta para nuestros amigos de cuatro patas.

  • El perro se excita muchísimo, babea y tiene o va a desencadenar un comportamiento errático (va del salón al dormitorio, del dormitorio al cuarto de baño, del cuarto de baño a la cocina…). Es muy importante que NO SE LE REGAÑE. El animal está buscando un lugar donde sentirse seguro, y hay que dejarlo que lo haga. Si tu perro se mete en la bañera y allí se acurruca es porque en ese lugar lo pasa menos mal, así que DÉJALO.
  • Los perros son animales a veces muy empáticos, sobre todo si tienen una fuerte vinculación con su guía. Por tanto, mostrémonos naturales mientras duran las tracas, no mostremos preocupación excesiva aunque muchas veces es inevitable. Ellos notan nuestra tristeza, nuestra alegría, nuestro enfado y también nuestro estrés.
  • Si tu perro se refugia en ti, NO LO IGNORES, está pidiendo protección de su referente social, deja que se pegue a ti porque estará encontrando su lugar seguro. Abrázalo, dile cosas agradables, oprime su pecho y acarícialo a favor del pelo. Si está contigo y demanda contacto DÁSELO, dedícale tu tiempo porque puedes salvarle la vida en algunos casos.
  • Aconsejo también tener preparados varios juegos de olfato para que la dichosa pirotecnia pase a fondo y no sea figura, es decir, que pase a un segundo o tercer plano. Esto, en perros que se afectan mucho es muy difícil ya que entran en rapto emocional y va a ser muy complicado sacarlos de ese estado de esa forma, pero en casos menos extremos es una forma de positivización eficiente que mejora la situación. Si el perro aunque esté afectado, interactúa con su olfato, nos podemos tranquilizar un poco ya que no tendrá sus cinco sentidos en las tracas y los cohetes.
  • Seguro que vuestros perros están acostumbrados a oír música. Subid el volumen, que la música amortigüe el ruido exterior y entonces la gestión que el animal haga de la situación será mucho más llevadera para él.
  • NO LOS ENCERRÉIS, el animal debe tener su vía de escape dentro de casa, si los encerráis van a sufrir muchísimo más y no van a tener espacio para encontrar su lugar seguro.
  • Si tu perro se afecta tanto que se bloquea, no te muevas de su lado y rodéalo con tus brazos, se sentirá un poquito mejor si su guía está cerca compartiendo ese desagradable momento.

También tenemos la solución de la medicación, que en ese caso hay que consultar con un profesional en la materia ya que es algo muy delicado, y también tenemos el uso de prendas que realizan el efecto abrazo del que he hablado anteriormente y que se venden en cualquier tienda especializada de animales.

Bajo ningún concepto saquéis a vuestros perros a pasear entre las 21 h del día 31 y las 2 h del día 1 ni mucho menos soltarlos, y si podéis durante el día hacer que el perro gaste bastante energía corriendo o trabajando con él, mucho mejor estará para afrontar esos terribles treinta minutos que en algunos casos, es mucho más tiempo.

Finalmente, os deseo a todos los lectores y a vuestros perros, un Feliz Año Nuevo, que se cumplan buena parte de vuestros deseos, y que sigáis cuidando de vuestros perros como ellos se merecen. Pensad que para ellos, vosotros sois su vida.

No puedo evitar emocionarme al pensar en la cantidad de perros abandonados que un año más, no pueden pasar una navidad con una familia rodeados de amor y de cariño. A ellos les dedico este tremendo párrafo de Antonio Clement. Por una vida sin abandono.

Perrillo de la calle, donde quiera que estés, sufro al pensar cuanta penuria y dolor te habrías evitado si tuvieras el calor de un hogar, te veo bajo la lluvia, flaco y con la cabeza abajo, tu mirada triste y tu lento caminar hoy me arranca algunas lágrimas. Pero aunque tu alma noble nunca pudo entregar el amor que llenaba cada fibra de tu ser, serás recibido en el cielo donde no hay indiferencia del hombre, y ladraras feliz. TE AMO PERRILLO! (Antonio Clement)”.

Jose Luis Abad Gambero es educador y adiestrador canino. Desde el 2015 lleva realizando intervenciones en conductas indeseadas (agresividad, miedo, estrés, ansidedad). Formado en Educan y con formación complementaria en programas de reducción de estrés canino por Gedva .

Podéis contactar con él en su mail

Si quieres estar al día de los talleres sobre etología, adietramiento y conducta que realizamos en El Galgo Alado® suscríbite a nuestro newsletter para recibirlos en vuestro mail.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.